lunes, 28 de agosto de 2017

El póker

El juego tiene dos naipes
sólo dos
uno es un hombre viejo con gorra
el otro un joven de barba
y todos juegan un juego, un acertijo
una carrera de nadas o de muertes
que es lo mismo
la ausencia es el pozo del juego
el ganador...... nadie, la nada misma
la ausencia gana, como ha ganado tantas veces
lo que no está no existe, no dice, no cuenta, no pelea
es el vacío silencioso del infinito
que no se inmuta ante los aplausos
no le hacen mella los agravios

uno juega la carta del joven
el otro le responde con la del viejo...
y así, pasan los días, con dos cartas, miles de jugadores
dos cartas de ausencia con un quizás de muerte
dos cartas de muerte con un quizás de justicia
la justicia es otro juego con balanzas que terminó hace mucho
la historia es el tapete verde de un tono diferente
al del oliva de la muerte
la muerte verde oliva que sigue estando viva
los jugadores no lo saben (o lo olvidaron) y juegan a la barba
a la gorra, a la barba, a la gorra... y así
interminable como los anuncios en medio de la película
que terminan siendo parte de la misma...
y así estamos en medio de la madrugada
jugando, bostezando (el juego es aburrido)
con dos cartas de ausencia
miles de jugadores con dos cartas
la ausencia ganará una vez más el juego...
como treinta mil veces más. 
 

(Perdón Julio y Santiago, por confundir la memoria con un naipe.)

jueves, 27 de julio de 2017

Tu mano

...no pude ver la sombra de tu mano
porque tu mano es luz
sombra era todo alrededor
pegajosa sombra negra, profunda, vasta

no pudo con tu mano el vacío
de los días, devenidos en años
no pudo con la luz toda la sombra
de este oscuro corazón que se ilumina
recordando sólo la silueta de tu mano

no pudo este alma lunar hacer eclipse
el sol de tu mano alumbra más allá
de toda sombra
el sueño era una trampa
tu mano me sacó
la mano verdadera
la que aferra y no empuja
la mano abierta
la mano que da siempre

y allí estaba yo rescatado del borde
del abismo sin nombre
de memoria y sueño

y allí estaba mi sombra
diluyéndose

tu mano era la luz
y ya no hay sombra alrededor
Amanece.

lunes, 3 de abril de 2017

EL LUTO

El luto del otoño
el luto de mis otoños hace tanto...
tanto que ha tornado del negro al amarillo
del amarillo al rojo
del verano a la llovizna
del cumpleaños al funeral
de un marzo que se rompe en el final
con mordazas, torturas perdidas
entre gritos de gol
en un tiempo sin memoria
un marzo de crecientes de sombras
a un abril que revienta de recuerdos rotos
húmedos de sangre joven
envejecida y mustia
golondrinas que no se van, huyen
de esta tormenta de inviernos
de plazas atontadas de palomas
o apalomadas de tonteras… da igual…
palomas delantales, delantales palomas
blancos delantales… “frente al misterio del pizarrón”
no, no, no!!!
frente a la afrenta, bajo la sangre
la mancha que ganaste
por todo sueldo Maestro
por todo pizarrón el suelo
el luto del suelo
el luto de mis otoños siempre.

A tu memoria Maestro... 
a la luz que alumbra el pizarrón oscuro.

sábado, 5 de marzo de 2016

Yo no sé hermano....

 
Yo no sé hermano, qué te trajo de vuelta…
¿habrán sido tus versos con aroma de sierras?
¿tus toros burlados, tus hambres de cebolla?
hortelano que lloras por caminos de sangre
me golpeás la puerta con el sol de tu risa
tu puño de trinchera
yo no sé….
 
Quizá los vuelos de tus carnívoros cuchillos…
quizá mi río hinchado y turbio
yo no sé…. 
 
Tal vez el viento...
el viento de tu pueblo allá en el hondo tiempo
o del mío en estos días de burla y de resuellos...
los vientos de tu pueblo te llevaban
y te han traido hoy aquí
a esta puerta hinchada como el río
a este viento de mi pueblo hoy
poblado de tormentas…
 
quizá mis manos simplemente te trajeron,
las mismas en las que hoy quisiera levantar
piedras, rayos y hachas estridentes…
una tormenta sí, que limpie el barro
que un día te nombró y que hoy me vuelve
sin fusiles, sin botas…
pero con ese mismo hedor
de burla, mentira y muerte.
 
Yo no sé hermano…
tus cárceles burladas
a golpe de palabra y aleteo de versos
me vienen a traer el canto
que creí guardado para siempre
la rebelión, la herida, el brote….
me traen tus maestros y los míos
un millón de rayos que no cesan
porque ha vuelto a dolerme el día
porque me crece la rebelión
como crece el hambre
 
y siento la dentadura armada
y siento un fuego
y corro dientes abajo
a buscar el centro…
y allí te encuentro
con tu palabra en alto
tu puño levantado...
y tu risa de espada victoriosa. 
 
 
 
a la memoria de Miguel Hernández en estos días dentro de un pueblo sin memoria.

lunes, 13 de julio de 2015

No estás lejos


apenas a un aletear de Juan Salvador
ahí nomás al borde de los sueños
a un salto de gorrión
de cualquier plaza
ahí nomás en la orilla de en frente
mirando la corriente
que puede ser ésta misma
la de una tarde de lluvia

quizá parezca lejos
pero el cielo es el mismo
aunque suenen distintos
los vuelos de palabras
aunque la luna se dé vuelta
aunque la hora es deshora

apenas a un grito de gaviota
a un gallo reloj que pinta el día
a un giro de zorzal que le da sombra

no estás lejos
por más milenios de dioses
que tenga la catedral sobre los bancos

estás ahí
apenas a un croar,
apenas a un gotear
que me salpica
ahí nomás en la orilla de en frente
nada más, cruzar la pasarela
sobre el murmullo
de una creciente de verde y gris.

domingo, 21 de junio de 2015

Ese Invierno

No se me pasa el frío
de aquel invierno que te fuiste
ni se me pasan los peces
que esperábamos en la orilla
la paciencia infinita y milagrosa...


...ese sol de un primer día de invierno
fue diferente a todos,
caí en la correntada de saber,
caí en la cuenta
que el cielo de tus ojos
se puso azul marino
que por ese azul te fuiste, marinero....
que de repente la bici de la vida
no tenía rueditas a los lados
y los porrazos en adelante
corrían por mi cuenta.


No se me pasa el invierno
cuando levaste las anclas
por más veranos que tenga
navegándome los hombros...
y creeme, a veces lloro
los enojos sin vuelta
los berrinches adolescentes,
los puertos rotos de vejez,
los ojos nublados de olvido,
...no se me pasa el invierno
no se me pasa el río juntos...


pero entibio mis días con tu astilla
(carpintero al fin)
que me dibuja risas
con su magia luminosa
de lápiz marinero
de sombras astronautas
y quizá sin saberlo
me traza cada tanto
tu estela, tu estrella
tu memoria.

sábado, 21 de febrero de 2015

La marcha

la marcha siniestra de la derecha
la paradoja fatal
y el miedo es un chorro de frío
que sube por la espalda
una linea helada 
desde el ayer de la plaza
donde palomas de manos
llevan en andas al general borracho

el miedo y el silencio
del camino a la guerra...
el silencio es salud
decían los que mandan,
los derechos, los humanos

la marcha, las marchas
la del campo exprimido
con la química del miedo
y el odio derramado con la leche
la venganza del bolsillo herido

el miedo y el silencio
por el borde del camino
poblado de odio, no de bronca
enarbolando herramientas
devenidas en arma

la plaza, el campo, el silencio
¿los paraguas del 25? (no me consta)
me consta el miedo del aplauso
el miedo de la salud del silencio
este mismo silencio
donde se puede oir
un fondo atroz
donde tiene la palabra
la tortura

el silencio era salud
y éramos derechos, 
humanos y callados
(sólo podíamos decir gol)

la marcha, las marchas...
veo el silencio caminando
con sonido de muerte
que viene de muy hondo
me sube por la espalda
como un viento sur 
húmedo de alcohol y de islas
manchado de herbicida
cortando la vida
pudriendo la verdura

el silencio ha vuelto
y me heriza la piel
porque nunca se fue
aguarda agazapado
ahí a la vuelta
sólo roto por el aplauso
que se mudó de la plaza
al frente de la pantalla.

Tengo miedo otra vez.


...."enciende los candiles que los brujos piensan en volver..." Charly García