domingo, 2 de noviembre de 2008

Aniversario


Aniversario de salir al mar
de nuevo no hay orillas a la vista
final de un final de otro final
no hay nada alrededor igual que entonces
océano de madrugadas inciertas
olas de luces que se han puesto amarillentas
como viejos papeles de viejos versos de viejos amores.

Salir al mar por propia cuenta
sabiendo de la sal, de lo que arde y quema
de que uno es uno y con suerte
la sombra edificada por la luna te acompaña...
pero sólo corre el viento y los golpes del agua
que pareciera burlarse, tan blanda ella, tan suave...

Aniversario de salir y cerrar la puerta
y quedarse de repente del otro lado
donde hay olas, naufragio y nada más,
donde hay manos que parecen tendidas pero no,
sólo saludan...
Aniversario de emprender la salida
porque sí, porque no sé
el quizá estará en la sangre
de aquel viejo marinero que me puso su nombre
... una foto y un barco...
un barco y un corazón que no descansa,
porque cuando descansa se adormece,
con las maderas sedientas de salir al mar,
sed de sal, hambre de inmensidad (aunque arde y duele)
búsqueda de la sombra, alma de ola
esperanza de luz repartida en espuma.

Aniversario y ¿lágrimas?
vaya a saber
río de sal en el mar
es casi nada.

No hay comentarios: