jueves, 18 de septiembre de 2008

A pedido de un amigo, ex bulevarnauta

)))escuchar(((



Cuatro bulevares rodeándome este corazón
y me lo aprietan si me voy, y me lo quiebran si no estoy.
Cuatro bulevares y en una punta
la estación
¡cuánta ilusión en Chevalier!
y en la otra punta ¡todo iba mejor!

Cuatro bulevares que caminar
para correr, para callar, para olvidar
el centro y tanta luz
o el barrio y tanta oscuridad.

Cuatro bulevares como las bandas del billar
cuál de los duendes jugará cuando dejemos de rodar.
Cuatro bulevares, murallas de luz a motor
un foso de honda soledad
hay quien lo cruza para ser feliz.

Cuatro bulevares que caminar
para correr, para callar, para olvidar
el centro y tanta luz
o el barrio y tanta oscuridad.

Cuatro bulevares, los que atravieza mi canción
como una sombra sin edad
que busca el cuerpo en el cordón.
Cuatro bulevares, un calendario del amor
en cada beso una estación
y en cada esquina, un olvido más.

Cuatro bulevares que caminar
para correr, para callar, para olvidar
el centro y tanta luz
o el barrio y tanta oscuridad.
video

lunes, 15 de septiembre de 2008

¿Que se ve de aquel lado?


¿Qué se ve de aquel lado, compañero?...

pregunto desde esta orilla, te acordás?
el calor temprano de setiembre
nos empapaba la sombra,
y el barro era un arma blanda
y una isla de héroes asadores escondidos
y el vino adolescente inaugurando sinrazones...

y ahora.... allí mismo una astilla de mi sangre
se moja los diminutos pies, y el sol por un instante
tiene algo de aquel sol
¿cómo pasó todo? ¡Cuánta corriente!

Cómo se ve desde tu orilla compañero?
esa orilla a la que no me llevan
ni un millón de brazos cansados,
ni siquiera esta lágrima que me empuja

Qué pasó? qué hubo en lo profundo
de ese día de naufragio....
¿ves esos peces tímidos que imitan la luz?
¿te da el sol (algún sol, no sé) en la cara?
¿tenés los brazos cansados todavía?

¿qué hay de toda el agua que navegó en la piel?
¿en cuál humo de tantos se te entremezcla la risa?
¿qué amores de viento golpean tu puerta con la luna?

Acá, viste cómo es, todo duele y golpea.
A veces alguien te sonríe entrelíneas
y es un golpe en el agua.
A veces todo está seco, como ahora
y me voy a esta orilla en la que sangro...

pero seguimos... aunque el agua se escapa siempre,

¿qué se ve compañero de aquel lado?
quizás un día también te lo pregunten
esas dos gotas de río que dejaste.