jueves, 20 de noviembre de 2008

No has visto....?

No sabés hijo, dónde dejé mis tizas?

... aquellas que un día, hace tantos días

usé para pintar un camino hacia el cielo,

dónde, en cuál de tantas veredas caminadas

quedó aquel dibujo que me hacía pájaro...

ando caminando y ya no encuentro nada

no subo a ningún lado,

pateo piedritas pero ninguna me marca una casilla

con la palabra cielo...

si no lo sabés, tratá de no olvidarte el lugar

donde vos subías al cielo,

guardate las tizas en el bolsillo donde ponés otros sueños

porque cuando se hace tarde para todo,

a veces te gustaría al menos quedarte con un pequeño

rincón de aquel cielo perdido.

Lágrima mágica y mística (no creerías)

La lágrima que no se explica

como el volar subterrráneo del río

la arena que canta oculta bajo la sangre

quién pudiera silenciarte dolor

como quien calla a los grillos...


pero hasta los grillos regresan

como sin querer

y vuelven a rasgar la sombra

como este surco de lágrima

que no se explica hoy

ayer,mañana, nunca.


La lágrima inexplicada

empujada desde vertientes imposibles

mojando inmensidades de tiempo

y distancias eternas de corazón

en un milímetro-segundo

¡tánto tiempo, tánto fuego

tánto humo, tánta espera inconfesada

tánto tánto, concentrado

en esta punta de agua

espina que sube y se hace espada

filo del agua que hiere

tajo imperceptible

donde se descuelga

el invertido volcán de la memoria.


Nunca creerías, Principita,

ni yo mismo a veces lo creo.