viernes, 13 de marzo de 2009

Aniversario para un árbol inocente
















El árbol que elegiste de verdugo te perdona,

como la misma corriente
que ya no podemos enfrentar brazo a brazo,

como la misma risa que detuvo ayer su correntada,


como el humo de un millón de asados
,

como las copas del brindis quebradas por el llanto
...

ya nada está sano ni volverá a sanarse...

pero el árbol, otros que hoy ríen conmigo y yo (otro árbol del mismo río)...


te perdonamos.


a Gabriel.... dondequiera que estés.

1 comentario:

Mario E. Vasconi dijo...

En las oquedades del alma
en los llantos venideros
en las risas fotografiadas
en los cielos tormentosos
en las noches frias (como esa)
en las memorias vivas
en los sueños difíciles
en el mejor de los casos
en los mates sin azúcar
en el cementerio
y bajo la faz...
...quedó el chasquido
de no haber sabido, amigo,
cómo estás...