domingo, 21 de junio de 2009

Nada, digo


Digo nada, pero la nada es el silencio que gané
allí en el borde de tu risa.
digo nada, pero la nada es ese espacio donde se durmió el verano
bajo la sombra de un gorrión muerto de frío.
digo nada, pero esta nada es tanto
es tan pesado el silencio, que lo soporto
desde este abecedario que castigo
con la nada de mis dedos con dolor de guitarra
Nada dijiste y fue una luz
nada digo y la luz se desvanece
nada decimos y habrá un canto final
que tendrá el eterno aroma del misterio
nada diremos cuando calle la intriga
cuando los juegos, las mentiras,
los silencios, los casilleros de pronombres
los chistes de dudoso efecto
caigan como una muerta golondrina retrasada
en el olvido que es lo mismo que la nada...
nada diremos... no fue nada.

¡cómo me duele esto, mucho más que nada!

... a mí, que en tu memoria soy casi nada.

No hay comentarios: