lunes, 20 de julio de 2009

NINGÚN DÍA


Después de la propuesta de un cambio nacional para el día del amigo, me pregunto ¿cuál es para mi ese día?.... será aquel en el que, antes morir, un amigo me dio el título de mejor amigo (el mejor y más auténtico título que tuve y tendré jamás) o ese otro en el que decidí no seguir ofendido con esos dos que se fueron dando un portazo enojados con la vida?...

no lo sé, sólo se que la amistad es algo infinitamente libre como para apresarlo en la vulgar prisión de un calendario. Podés ser amigo de Dios o del Diablo ( o sus equivalentes + -, según sea la creencia), y de todo lo que se sitúe entre medio de ellos. No hay límites ni condiciones, nada explica la amistad, nada devela el misterio de la química, de la magia que definen que ese atorrante/a sea tu amigo/a.

Por eso, qué importa si ese día es por la violación o no de la Luna, por el Negro (amigazo si, sin conocerlo, pero amigazo por hacerme reir sin condiciones) o por lo que se te de la gana...ese día es todos y es ninguno, es el mismo todos los años, o es cualquiera, el que caiga, el que compartís el vino, la pena, la risa o el hambre....

Lo que sí se muy bien es que ese día, cualquiera sea, no es de plástico, no es una maniobra de mercaderes, no es una risa postiza, ni una puteada fingida, no es dulce que no engorda, ni cerveza sin alcohol. Es un cacho de asado con ceniza y arena, es un plato de arroz si no hay asado, o es ponerse a mirar la Luna si ya no queda ni arroz...y es un chiste del Negro, si no podés ver la Luna porque se nubló.

Ese día para mi no existe, porque es todos y ninguno a la vez, que es la única manera que tengo de intentar comprender el infinito.

Felicidades para quien sea y cuando quieran que sea.


2 comentarios:

Mario Edelmiro dijo...

Quiero que sea siempre
y de a ratos,
a chorros de tinto
o golpes de soga.
Quiero que sea asi nomás
infinita, delgadita,
o un momento de dos lados.
Creo que empieza
en el día menos pensado.
Se celebra
en el más necesario.

No sé si he sido claro, mi amigo.

Marcelino Martini dijo...

más claro... échele tinto, jeje