domingo, 30 de agosto de 2009

Calor


calor que me trae los sueños
de los que no pude despertar
calor que edifica los puentes derrumbados
calor que canta y quema
la corriente más honda del río
la arteria ramificada
constelación de flores de manos inciertas
calor que me atropella el sueño roto
calor que involucra palabra y sudor
canción y dolor del alcohol
que desgaja el aullido de un pedazo de luna

calor que quizás apure una lluvia
la lluvia final que me enjuague la sangre del cielo
y que me lleve al suelo
una lluvia que atraviese mi corazón de tierra
y que seguramente me pegue
con sus trinos de risa
y esta vez me duela.



No hay comentarios: