domingo, 23 de agosto de 2009

Quiero callarme


Sangre del bulevar
donde la lejanía ya es costumbre

quiero callarme, quiero callarme, quiero callarme

desarmar lo dicho
bastante, suficiente, demasiado
destejer palabras letra a letra
tirar de la punta de la última letra
hasta hacer una línea
un horizonte de tinta
que no diga más nada

quiero callarme, quiero callarme, quiero callarme

sangre del bulevar
la línea herida por donde me grito silencio
desde la boca abierta
de esta tierra de agosto
quiero callar las orillas de sangre
los vaivenes de barcos amarillos
las botellas tiradas al mar
quiero callar la voz reseca
desdentar los versos
desbarajar la sintaxis
de tanto día sin silencio

quiero callarme,
quiero callarme, quiero callarme

quiero callar esta voz que construye desconcierto
quiero una sola línea negra en el papel y en el viento
un horizonte con cicatriz de luna
quiero mi silencio de pájaro dormido
amordazar las lapiceras una a una
bloquear los teclados de las calles
para callar cuando camino
darle la palabra al viento
un silbo que no hiera
que no sangren horizontes de oraciones
quiero cerrar este desfile de palabras
y su monótono desfile hacia la ausencia.

quiero callarme, quiero callarme, quiero callarme...

sangre del bulevar
donde desangro versos con los pies
donde escribo el viento de los días
donde me encuentro ahora buscandome mordazas

quiero no decir, quiero no escribir
quiero callarme


(yo, que fui un niño callado,
hoy soy un hombre que no quiere decir más nada)


No hay comentarios: