miércoles, 20 de mayo de 2009

El Estilóbato V: Transformaciones


El Señor del Rayo de Agua me comentaba al final, en una charla entre papeles: "...este espacio que fue escenario del bruto trabajo, hoy es escenario de brutales artistas... cómo la energía va mutando, se transforma..."....
sí Negro, Señor del Rayo de Agua, siempre de sabias palabras, no por meticulosas poco sanguíneas...
...el agua derramada se hizo sol sobre los muros, los muros se alimentaron de los ecos de la música y la risa, la risa cayó en el vino que se volvió buena sangre, el vino se evaporó en palabras de regocijo, el regocijo se destiló en emociones de agua por las caras, y el agua entonces volvió al suelo, a los pasos, a los más hondo del suelo, hasta tocar los cimientos del galpón amarillo-escenario, que de ser un galpón que abrigó duras labores, se convirtió en un cobijo para una casa-roja-corazón, que late obstinadamente, que una vez nos transformó la risa en llanto, por haber creído ingenuamente (como creen los niños) que había muerto, sin darnos cuenta que como toda madre cansada, sólo yacía dormida.

"Colón tinto, Capitán... adónde me llevás, tan lejos del sol, que perdí la tierra..."... y sí, nos damos con Colón Tinto hasta que el entorno se transforma, luego, el que esto escribe por lo menos, se baja una medida de Fernet puro... para transformar el colesterol malo, vio?...
aunque a veces, por esas cosas de la vida, me da por brindar con amargo serrano (¡¿¡¿!?!?)... es que uno es poco serio, e incluso como dicen algunos, ignorante (¡tengo la felicidad de los ignorantes!)... chin-chin para los intelectuales (¿serán tristes como yo a veces?)...


Algo me han dicho de mis borrosas imágenes... y... así veo cuando no tengo los anteojos (no, no es por el fernet, no), más realidad personal que ésta no concibo..... algo también han dicho de no sé que cosa de la independencia... (che Andrés,¿ qué será eso que se oye afuera?.... son ladridos para vos?.... para mí... sólo es el viento.)


los chicos de "Lo oscuro..." me muestran cómo nacen sus cosas.... acá va una muestra de cómo nace una Zamba Lobizona (de un pobre lobizón en cuarto menguante), que, como va parece que va a terminar en cualquier cosa menos en zamba... y bueno, así son las transformaciones.



Zamba lobuna (tit. provisorio)


me despierto en el medio
de un dolor sin orillas
bajo esta luna mordida
y no me alcanza el aullido
ni el sol de mi sangre violenta
(tachón, rayado, ...tachón, marquita)
plateado y líquido sueño se escurre
sombra arriba, sombra abajo.

Me abro paso entre luces
de fulgor asesino (etc, misma métrica, estrofa 2,3,4.,... maso)
...
tachón
----
Ay luna, qué gran dolor
nos va sombreando el costado
(con carbón de noche abierta... ) estribillo o algo así... maso

sigue, faltan 3 o 4 versos...
(aproximadamente Em, estribillo a D 4-9, con cuartas paralelas descendentes
, algún dosillo previo vuelta segunda, intro en 3, comienzo anacrúsico), melo siempre desc. con salto al final...

...¡ánimo lobucho, ya se viene la creciente!... y la zamba o lo que sea estará terminada....


.... la letra está (22 de mayo):

Me despierto en el medio
de un dolor sin orillas,
bajo esta luna mordida
y no me alcanza el aullido,
ni el sol de mi sangre violenta,
plateado líquido sueño se escurre
sombra arriba, sombra abajo.

Me abro paso entre luces
de fulgor asesino,
mutilo el aire del canto
con versos de sueño roto,
vaivén de la garra sedienta
rasguido y lágrima turbia se funden
calle arriba, calle abajo.

Ay Luna!, que gran dolor
nos va sombreando el costado
con carbón de noche abierta
y el perfil duro del aire...
No me alcanza la pelambre
a cubrir la desmesura,
ni esta piedra de mi voz hacia el vacío.

Me sumerjo en el cauce
de un rumor de penumbra,
arco de luz achicada,
y no me alcanza la braza,
volcán que se calla en el cielo
oscura música, sombra que sube
sueño arriba, sueño abajo.

Me adormezco en la orilla
de este medio desierto,
mirando el filo del borde
mis ojos de sueño herido,
puñal que desgarra la noche
cortina trágica, canto que muere
cuerda arriba, cuerda abajo.

(amanece)
video

domingo, 17 de mayo de 2009

El Estilóbato IV: El Sol


... sí, después de las noches más largas sale el sol...
después de las pesadillas y aún de los buenos sueños
después de las risas y los llantos, siempre viene el viento del amanecer
para traernos la luz, aunque a veces sea la luz que no queremos
aunque a veces el sol nos lastima, pero siempre la luz se llama esperanza
pero siempre la luz es un brote verde brillante que nos despierta y nos empuja
a caminar nuevamente y a buscar la risa nuevamente...
video


¿y qué fue toda esa gente si no?, llenando un galpón y callándose y riéndose y hablando y reencontrándose... no sé si toda esa gente se dio cuenta, estuvo allí y listo. Creo que aquellos que vivimos en burbujas de Jabón Camello lo notamos, nos quedamos a la orilla y damos cuenta de ello.
No sé qué es, nunca lo sé ni lo sabré, pero ahí está eso que siempre busqué: papeles en el piso, recuerdos de días... tal vez la Casa Roja es otra casa hoy, pero ahí está, con sus puertas dejando entrar los hálitos ininteligibles de la madrugada, los amigos, los sueños de nunca jamás, el espacio para seguir escalando ilusiones hasta los techos inasibles de cada uno, el ruido, el silencio, el espacio para repensar cada paso dado y por dar, la historia de mis pasos, de mis letras gastadas, los bulevares que ya no camino, los caminos de los que me voy despidiendo poco a poco, las sombras de mi sombra que tienen menos valor que una brisa de otoño... (continuará, tengo el sueño quebrado al medio como esta luna menguante...), pero quería dar testimonio de que las personas "poco serias" tienen otra vez su lugar para encontrarse en "otro lugar"... mal que les pese a los serios anónimos y aerodinámicos (incluso a mí).

¡sí señores serios y grandes, esta gente deja papeles en el piso!, en ese mismo piso al que limpiaron, y le sacaron sus suciedades de olvido, y lo ensuciaron con manchas de corazón, con recortes de sueños cantados, con diarios de la diaria esperanza de crecer con risa aunque nos duela....
sí señores grandes, esta gente tiñe de corazón por donde pasa...
¡no me digan que ven sólo un galpón amarillo!




"... desperté de ser niño, nunca despiertes/triste llevo la boca/¡ríete siempre!..."

(Miguel Hernández- Nanas de la cebolla)