domingo, 13 de junio de 2010

la tangente

huyendo del círculo infinito
la cadena de años-bulevard
la curiosa tangente que me saca
bordeando al hermano que murmura
cada paso con la risa del agua
agua nocturna como la lluvia imborrable
la condena de inolvido que atropella mis calles

saliendo del círculo infinito
saliendo de la ruta de señores policías
ahora que los duendes tienen casa 
ahora el murmullo del hermano
borbotón de mi sangre barrosa
que me canta al oído la canción de siempre:
"no sabés estar no-solo"
"no aprendiste a estar no-solo"

la tangente por la que huyo 
de un pegajoso círculo de asfalto
un camino de tierra con fantasmas de niebla

la tangente me expulsó de los bulevares

quién pudiera decir que tus ojos
son nada más que un panal de bulevares
quién pudiera huir de tus ojos
por un camino donde el agua
ablande el dolor 
murmurando, murmullando
"estás solo y eso sos:
nada más la niebla
de esta calle que no dice tus pasos"


(una tangente que me lleve al oscuro del cielo
cada vez que tu día me encandila
y me atropello, y me callo, y me muero
en mi círculo maldito de camino y palabra.)



No hay comentarios: