viernes, 22 de noviembre de 2013

No alcanza


Como no alcanza una mirada
para ver todas las estrellas de una sola noche
como no alcanzan millones de números
para contar las gotas de una lluvia cualquiera
así, no me alcanzan los brazos 
para envolverte el corazón gigante
sólo puedo con ellos dar idea
de sus difusos límites, 
que se pierden en el infinito

no alcanza la palabra... ni siquiera existe
la que defina la estatura de tu alma,
alma que crece aún más alto 
que tus huesos más altos

no alcanza el río para decir el agua que me cuelga
cada vez que recuerdo 
tu paso blando por el viejo escenario

no alcanza la longitud de mis años
para medir el milagro frondoso de los tuyos
(tan pocos que me alcanzan los dedos)

no alcanza el asombro para entender
que saliste un poco de mí
una sola noche como un reflejo estelar
en una lluvia cualquiera 
como una gota de luz.

lunes, 22 de julio de 2013

y es que la luna...

y es que la luna
repleta por años de sublimes redondeces
se volvió burla a veces 
cuando la madrugada
teñía de lejanías todos los bulevares
y ni una vela en las orillas pude ver
ni un reflejo de plata sobre el río...

...y es que la luna 
en noches como ésta
me devuelve en canto
tanta esquina llorada
me redondea el alma estirada
en correntadas que ya fueron
y que a veces 
como si fuera un niño lejano
que me mira desde ayer
me tira risas de inocencia
y me enternece

y es que la luna a veces
es un ánfora de luz
y bebo en ella porque me trae
el vino suave de tu boca
mecido en un murmullo de peces

y es que la luna a veces
cuando vivo en el sueño
que sueña a tu lado 
me adormece.



sábado, 25 de mayo de 2013

Las primeras nieblas


las primeras nieblas
de la primavera al revés
me traen tu mano diciendo adiós
y no de mí sino del mundo
me traen un desvelo con gusto a barro
y una sombra arañando el alma
y un sinfín de fines que no quise

las primeras nieblas me doblan el acero
con que creí estaba hecho mi corazón
y descubrí que era de nube
y que cualquier viento de otoño lo rompía
y descubrí que iba a estar solo de repente

.... y estar solo no era nada
al lado de tu partir hacia la nada

las primeras nieblas me traen el tren de tantos días
en silencio y sin saber a quién rezarle
yo que no le rezo a nadie

las primeras nieblas me humedecen 
de tu plena crueldad o de tu inocente frialdad
de tu desalmada quietud en la distancia

las primeras nieblas me desgajan
pero sólo es hoy
y en las segundas nieblas volveré a reir
porque aún estás...
y porque además... 
ya no estás.

domingo, 14 de abril de 2013

magia de otras emes



magia de los detalles
de los besos furtivos a deshora
o a hora?
magia de las horas furtivas
escondidas
o mostradas?
magia de la noche desierta
o poblada de nosotros?
magia de las escaleras 
desde el pie, o hacia abajo
o hacia arriba donde alumbro tus valles?
o hacia abajo donde bajas al beso?
al beso más alto hacia el que bajas
magia de verte en la nostalgia
hecha noche, hecha hoy
nostalgia de ruedas ausentes (que si no!)

magia de venir a un saludo distante
de altura y balcón 
y encontrar un beso al nivel de mi sangre
magia que me florece
y me llena de mariposas de la noche
que llegan ansiosas a libar 
el gusto a corazón que irradio
desde cada milímetro
de esta piel que sueña con tu piel
a deshoras por sutiles escaleras
desde el pie, o hacia abajo
o hacia arriba donde alumbro tus valles?
o hacia abajo donde bajas al beso?
al beso más alto hacia el que bajas

Podría


Podría caerme desde el borde de esta luna
como una hoja más de otoño
y llegar al suelo de los suelos
donde no estabas
y pensarte...

Podría pensarte desde el borde del otoño
como una luna menos en las hojas
y llegar al cielo de mis cielos
donde estás 
y decirte...

Podría vernos desde el borde del sueño
como una hoja lunar  otoñecida
y llegar a enredar la enredadera
donde estamos 
y dormirnos

Podríamos caernos
desde el borde del otoño
como dos hojas menos
o brotar como dos hojas más
que van creciendo
por el borde más curvo de esta luna
y llegar desde el suelo de cada uno
hasta el cielo de nosotros
y decirnos... primavera!



martes, 22 de enero de 2013

MENSAJERA DEL AGUA



Lo que dijo el agua
me trajiste
el secreto a voces de las piedras
la ventanita del atardecer
y el agua que la desborda
mojándome el alma...

Impregnada de río estás
y de corrientes
 y de besos como peces...
por eso me trajiste
lo que dijo el agua
una canción de cascadas
un verso de burbujas
desciende por mi oído
hasta el cielo...
yo juego allí en la altura
con la luz de tus besos-peces.

Lo que dijo el agua lo sabemos
como todo lo dicho en el oído
en el fluido espeso
del tiempo quieto de un abrazo.

Lo que dijo el agua me dijiste,
aunque ya lo sabemos
como cuando nos decimos
infinitas cascadas
pobladas de palabras-peces
repitiéndonos hasta el sueño
lo que ya sabemos,
lo que dice el agua.

(el agua viene de vos y te espero en cada río de sueño)




viernes, 4 de enero de 2013

Un día de repente...



y de repente te amanece.......
y encontrás esa corriente que siempre buscaste
la que te mueve los sueños y construye remolinos
la que te da vuelo y nado 
y te lleva siempre hacia adelante
y está al medio de todos tus días
la que calma la sed de tus orillas
y hace que todo viva

un día te amanece y el camino se ha curvado suavemente
la lengua de la corriente lo tuerce blandamente
y le calma la sed de aquellos días secos... 
y juntos penetran el horizonte decididos
y se cambian las luces de la noche, las del miedo
y se cambian los brillos menores que confunden la sangre
las flechas de luz que hieren las sombras duras de las calles
y la luz verdadera se abre paso
creciendo y eclipsando a las luces del miedo
devolviendo el color imperceptiblemente

un día de repente despertás y estás vivo en el medio del río
y mirás a lo lejos a los brillos de la luz que nació desde el miedo
y ves dormir las sombras que te tuvieron preso
y sentís que tus brotes se despiertan olvidando el frío
y el temor es una cáscara seca que lleva la corriente
un brote que ya tuvo su otoño y ahora es un recuerdo que cruje mansamente
una sombra en las sombras
y caminás derecho con la sola curvatura del agua
que te ablanda el paso

un día de repente ves el color por fin de tu sueño despierto
el rincón anaranjado 
la orilla que entibia el azul de la mañana
el fulgor que abraza y mezcla toda sombra
el resplandor que edifica los reflejos
que asusta a las sombras
pero que no las daña
sólo les canta una canción de cuna
y todo vuelve a ser
una mixtura de imágen y reflejo
en medio de un silencio
de pájaros que ya están por salir
silencio...
preludio del llanto de nacer
del grito de la sangre 
en un candil de flor
silencio dormido en la palabra,
el diálogo, la mezcla, el beso...
de la sombra tiernizada, el color, la corriente,
el cielo, el aletear, la promesa...
el encuentro, el por fin....

y sabés muy desde adentro
que la corriente encontrada
te conduce a la mañana.