lunes, 4 de diciembre de 2017

una noche un gato...

Tuve una vez un gato...
dicho mejor: Hubo una vez un gato,
porque como dijo el Maestro Pablo:
“nadie es dueño de un gato”
hubo una vez, digo, un gato descolgándose
como un pedazo de noche por la tapia del fondo
una sombra de ojos verdes nos miraba desde el patio
allí tímidamente comió sus primeros bocados
timidez corta la del gato que dura
poco más de un salto
y en menos de un amanecer se adueña
de los pies de la cama y de tus pies
una visita mezclada de ausencias
me enseñó a ir y venir sin culpa
a no esperar y a desaparecer
maestro de confundirse con la noche
fuiste el sol de un tiempo luminoso
sol negro que se subió a la falda
que un día miraste la casa vacía
sin un almohadón donde tirar la siesta
mirabas las paredes frescas de pintura fresca
y el signo de pregunta de tus ojos
me apretó la garganta...
ahí quedaste sentado, apagué la luz
para mezclarte con la sombra
porque el signo es una horca
en la madrugada
pedazo de noche que con el alba
ya no estabas
sombra diluída en sol
que nunca has muerto.

viernes, 24 de noviembre de 2017

Una vez un perro

Había una vez
mejor dicho, Tuve una vez;
porque parece un cuento pero no lo es tanto,
Tuve una vez un perro, digo,
que perseguía gorriones al amanecer
como si fuesen sueños
era feliz aunque ninguna vez
hubo cazado alguno,
placer de saltar para atrapar
una nube de nada que se va...
-y se fue, ¡y qué va a hacer! -
disparaba un par de flechas de ladridos
y volvía corriendo en una risa
-ya viene otra, ya viene siempre otra mañana-


Tuve una vez un perro alegre
que se fue como un sueño
un sueño pájaro que escapa
cada vez que avanza el alba

Tuve una vez un sueño parecido a un perro
que te mira sonriendo
por no haber atrapado nada
-y qué va a hacer!- ladraba riendo
y me enseñó a perder sin llorar tanto
es más: reí perdiendo
y me perdí en la risa abandonada del alcohol
en la que ya no importa nada
las aves huyen, y en la mano ninguna
y volando hay más de cien o de cien mil
reí como ese perro que tuve una vez
que reía de sí, o de los gorriones
o de mí que lo miraba
o reía porque sí que es lo más cierto

Tuve un perro alguna vez
del que me queda sólo esa risa de
-¡qué va hacer!
siempre hay mañanas y gorriones-

Tuve un perro del que me queda
el vuelo de lo que nunca tuvo
y la risa final por lo que perdí

Tuve un perro y su risa
y no los tengo más
pero volando son cien mil.



                                                                   tuve una vez o quizá no, soñé una vez o quizá no...
 
 
 
MLM

lunes, 23 de octubre de 2017

Flor

Flor
así nomás
flor (real, no la de Disney)
sílaba contundente
palabra flecha
como sal, sol, miel…
asombro del basural
sorpresa de los deshechos
guiño del humus al universo
revolución de aroma en la pestilencia.
Extrañeza de la bestia que te pisotea
te embarra, te oculta, te escupe
y no puede nublarte el brillo.
Flor
simplemente no te importa
la suciedad oscura, la mordaza, la asfixia.
Flor radiante, solar
no importa el sitio del río
no importa la red que tejen
imbéciles pantallas
escritos de guadañas
no importan los días que pasaron…
punto de luz allí inmutable
creciendo entre la muerte
borrando la tortura
fulgurando un color absoluto...
no te importan los barros
las tormentas, la lluvia de mentira,
la insolencia del borrego que pisa también
lo que la bestia pisa...
allí estás elevada y al sol
como una señal de un día eterno
un signo de luz que dice
no hay muerte
una moneda de sol
en la oscura pobreza del mundo.

lunes, 28 de agosto de 2017

El póker

El juego tiene dos naipes
sólo dos
uno es un hombre viejo con gorra
el otro un joven de barba
y todos juegan un juego, un acertijo
una carrera de nadas o de muertes
que es lo mismo
la ausencia es el pozo del juego
el ganador...... nadie, la nada misma
la ausencia gana, como ha ganado tantas veces
lo que no está no existe, no dice, no cuenta, no pelea
es el vacío silencioso del infinito
que no se inmuta ante los aplausos
no le hacen mella los agravios

uno juega la carta del joven
el otro le responde con la del viejo...
y así, pasan los días, con dos cartas, miles de jugadores
dos cartas de ausencia con un quizás de muerte
dos cartas de muerte con un quizás de justicia
la justicia es otro juego con balanzas que terminó hace mucho
la historia es el tapete verde de un tono diferente
al del oliva de la muerte
la muerte verde oliva que sigue estando viva
los jugadores no lo saben (o lo olvidaron) y juegan a la barba
a la gorra, a la barba, a la gorra... y así
interminable como los anuncios en medio de la película
que terminan siendo parte de la misma...
y así estamos en medio de la madrugada
jugando, bostezando (el juego es aburrido)
con dos cartas de ausencia
miles de jugadores con dos cartas
la ausencia ganará una vez más el juego...
como treinta mil veces más. 
 

(Perdón Julio y Santiago, por confundir la memoria con un naipe.)

jueves, 27 de julio de 2017

Tu mano

...no pude ver la sombra de tu mano
porque tu mano es luz
sombra era todo alrededor
pegajosa sombra negra, profunda, vasta

no pudo con tu mano el vacío
de los días, devenidos en años
no pudo con la luz toda la sombra
de este oscuro corazón que se ilumina
recordando sólo la silueta de tu mano

no pudo este alma lunar hacer eclipse
el sol de tu mano alumbra más allá
de toda sombra
el sueño era una trampa
tu mano me sacó
la mano verdadera
la que aferra y no empuja
la mano abierta
la mano que da siempre

y allí estaba yo rescatado del borde
del abismo sin nombre
de memoria y sueño

y allí estaba mi sombra
diluyéndose

tu mano era la luz
y ya no hay sombra alrededor
Amanece.

lunes, 3 de abril de 2017

EL LUTO

El luto del otoño
el luto de mis otoños hace tanto...
tanto que ha tornado del negro al amarillo
del amarillo al rojo
del verano a la llovizna
del cumpleaños al funeral
de un marzo que se rompe en el final
con mordazas, torturas perdidas
entre gritos de gol
en un tiempo sin memoria
un marzo de crecientes de sombras
a un abril que revienta de recuerdos rotos
húmedos de sangre joven
envejecida y mustia
golondrinas que no se van, huyen
de esta tormenta de inviernos
de plazas atontadas de palomas
o apalomadas de tonteras… da igual…
palomas delantales, delantales palomas
blancos delantales… “frente al misterio del pizarrón”
no, no, no!!!
frente a la afrenta, bajo la sangre
la mancha que ganaste
por todo sueldo Maestro
por todo pizarrón el suelo
el luto del suelo
el luto de mis otoños siempre.

A tu memoria Maestro... 
a la luz que alumbra el pizarrón oscuro.