viernes, 27 de noviembre de 2009

La duda infinita



la Princesa ríe...
carcajada-escolar
se asoma de su escondite de días-milenio
y es una flor que duele de belleza
se esconde en su asomo de ciber-sueño
y es un dolor bello con sonrisa
un saltito de gorrión lloviendo el aire
Fulgor del cielo enceguecido
esa luz es esta flor que me late
latido de ayer adolescente
sonriente sueño colegial me desmorona
la tierra seca de este ahora lejano de sus días
carcajada-escolar
cascada fresca de eucalipto y río


... de tus íconos grises y callados
a tu lluvia de luz fotografiada,
de tu pequeño ayer de sueños de luz baja
a tu nuevo mueble-barra de pantallas,
(el escondite sutil de lo que muestras)
la distancia es marítima y de tan extensa es nada


la Princesa ríe ahí afuera (acá adentro del sueño)
cascada fresca de eucalipto y río
¿qué maldita compuerta le impuso mi torpeza a su diluvio?




(si tu risa ya era un sol en aquel año maldito, ¿cómo soplo hoy estas nubes?)


No hay comentarios: