jueves, 4 de febrero de 2010

aniversario de la ilusión



Pareciera ayer que dijiste "nada"
pareciera ayer cuando llovió como ahora
y dije: su risa baila una zamba con la lluvia
quedó la zamba, quedó la lluvia...
y en esta mueca del río
que ahora envuelve mi día y mi sueño,
en este barrio extraño lleno de máquinas
donde lo único sin motor es el corazón,
por más gestos que disimulen mi sombra,
digo como entonces y aunque de dolor no te vea:
¡estás!


(y estará siempre tu risa inevitable como la lluvia)


No hay comentarios: