lunes, 28 de agosto de 2017

El póker

El juego tiene dos naipes
sólo dos
uno es un hombre viejo con gorra
el otro un joven de barba
y todos juegan un juego, un acertijo
una carrera de nadas o de muertes
que es lo mismo
la ausencia es el pozo del juego
el ganador...... nadie, la nada misma
la ausencia gana, como ha ganado tantas veces
lo que no está no existe, no dice, no cuenta, no pelea
es el vacío silencioso del infinito
que no se inmuta ante los aplausos
no le hacen mella los agravios

uno juega la carta del joven
el otro le responde con la del viejo...
y así, pasan los días, con dos cartas, miles de jugadores
dos cartas de ausencia con un quizás de muerte
dos cartas de muerte con un quizás de justicia
la justicia es otro juego con balanzas que terminó hace mucho
la historia es el tapete verde de un tono diferente
al del oliva de la muerte
la muerte verde oliva que sigue estando viva
los jugadores no lo saben (o lo olvidaron) y juegan a la barba
a la gorra, a la barba, a la gorra... y así
interminable como los anuncios en medio de la película
que terminan siendo parte de la misma...
y así estamos en medio de la madrugada
jugando, bostezando (el juego es aburrido)
con dos cartas de ausencia
miles de jugadores con dos cartas
la ausencia ganará una vez más el juego...
como treinta mil veces más. 
 

(Perdón Julio y Santiago, por confundir la memoria con un naipe.)