viernes, 10 de abril de 2009

Decime cuál golondrina...


Decime cuál golondrína se llevó tu risa...
o será que ella misma lo es, y por eso
el viento invernal de mi corazón
le asustó el canto
y le asestó su espada de hielo entre las plumas...

decime entonces... ¿cuál de sus plumas quedó a salvo
de la escarcha de mi verso?
para no tocarla más y guardarle su verano
y guardarla de mi...

pero no me digas a cuál verano se fue
para guardar mis espadas de verbo y luna fría,
para guardar mi invierno entre mis plumas
para quedarme quieto en el árbol del sueño
donde asienten las palabras que sueñan el invierno,
y me digas entonces que he callado
y me digas entonces que la pluma que salvaste
seguirá siendo ala de risa
en la lluvia de cualquier verano.

2 comentarios:

La Negra dijo...

Bello poema. Brindo por las almas con tu sensibilidad que alegran mi vida y me hacen seguir creyendo que el arte puede salvar al mundo. Léase cuando digo mundo, el mundo que cada uno transita. Un acorde de guitarra, un verso, una fotografía, un film, pueden deterner el tiempo y regalarnos algo parecido a lo que creo que es el paraiso. La belleza es...una hoja seca cayendo... la mirada triste de una viejita norteña tocando su caja y prestándole su voz a la tierra...los ojos amados...tu golondrina...

dorada dijo...

Evidentemente tu poema es un acorde que sale de una guitarra melancòlica y desgaja cada nota azul de poesìa sobre las alas sedosas de la golondrina ( nòtese que te escribo con la mayor poètica posible...je je)

Maria del Carmen