viernes, 13 de marzo de 2009

Aniversario para un árbol inocente
















El árbol que elegiste de verdugo te perdona,

como la misma corriente
que ya no podemos enfrentar brazo a brazo,

como la misma risa que detuvo ayer su correntada,


como el humo de un millón de asados
,

como las copas del brindis quebradas por el llanto
...

ya nada está sano ni volverá a sanarse...

pero el árbol, otros que hoy ríen conmigo y yo (otro árbol del mismo río)...


te perdonamos.


a Gabriel.... dondequiera que estés.