lunes, 13 de julio de 2015

No estás lejos


apenas a un aletear de Juan Salvador
ahí nomás al borde de los sueños
a un salto de gorrión
de cualquier plaza
ahí nomás en la orilla de en frente
mirando la corriente
que puede ser ésta misma
la de una tarde de lluvia

quizá parezca lejos
pero el cielo es el mismo
aunque suenen distintos
los vuelos de palabras
aunque la luna se dé vuelta
aunque la hora es deshora

apenas a un grito de gaviota
a un gallo reloj que pinta el día
a un giro de zorzal que le da sombra

no estás lejos
por más milenios de dioses
que tenga la catedral sobre los bancos

estás ahí
apenas a un croar,
apenas a un gotear
que me salpica
ahí nomás en la orilla de en frente
nada más, cruzar la pasarela
sobre el murmullo
de una creciente de verde y gris.

domingo, 21 de junio de 2015

Ese Invierno

No se me pasa el frío
de aquel invierno que te fuiste
ni se me pasan los peces
que esperábamos en la orilla
la paciencia infinita y milagrosa...


...ese sol de un primer día de invierno
fue diferente a todos,
caí en la correntada de saber,
caí en la cuenta
que el cielo de tus ojos
se puso azul marino
que por ese azul te fuiste, marinero....
que de repente la bici de la vida
no tenía rueditas a los lados
y los porrazos en adelante
corrían por mi cuenta.


No se me pasa el invierno
cuando levaste las anclas
por más veranos que tenga
navegándome los hombros...
y creeme, a veces lloro
los enojos sin vuelta
los berrinches adolescentes,
los puertos rotos de vejez,
los ojos nublados de olvido,
...no se me pasa el invierno
no se me pasa el río juntos...


pero entibio mis días con tu astilla
(carpintero al fin)
que me dibuja risas
con su magia luminosa
de lápiz marinero
de sombras astronautas
y quizá sin saberlo
me traza cada tanto
tu estela, tu estrella
tu memoria.

sábado, 21 de febrero de 2015

La marcha

la marcha siniestra de la derecha
la paradoja fatal
y el miedo es un chorro de frío
que sube por la espalda
una linea helada 
desde el ayer de la plaza
donde palomas de manos
llevan en andas al general borracho

el miedo y el silencio
del camino a la guerra...
el silencio es salud
decían los que mandan,
los derechos, los humanos

la marcha, las marchas
la del campo exprimido
con la química del miedo
y el odio derramado con la leche
la venganza del bolsillo herido

el miedo y el silencio
por el borde del camino
poblado de odio, no de bronca
enarbolando herramientas
devenidas en arma

la plaza, el campo, el silencio
¿los paraguas del 25? (no me consta)
me consta el miedo del aplauso
el miedo de la salud del silencio
este mismo silencio
donde se puede oir
un fondo atroz
donde tiene la palabra
la tortura

el silencio era salud
y éramos derechos, 
humanos y callados
(sólo podíamos decir gol)

la marcha, las marchas...
veo el silencio caminando
con sonido de muerte
que viene de muy hondo
me sube por la espalda
como un viento sur 
húmedo de alcohol y de islas
manchado de herbicida
cortando la vida
pudriendo la verdura

el silencio ha vuelto
y me heriza la piel
porque nunca se fue
aguarda agazapado
ahí a la vuelta
sólo roto por el aplauso
que se mudó de la plaza
al frente de la pantalla.

Tengo miedo otra vez.


...."enciende los candiles que los brujos piensan en volver..." Charly García

viernes, 30 de enero de 2015

el agua bajo el puente

y ha pasado el agua bajo el puente
y pasó mucha esta vez
pasó como los sueños
como los pies sobre los bulevares...
(¿sabés?.... ya no los camino,
tengo más años y los arcos vencidos
pero nunca vencido el corazón...)

y ya no hay tangentes finales
ni sueños desdibujados por la niebla
ni amaneceres espejismo que creí despertar
ya no hay madrugarios de promesas
ni esperas desesperanzadas
ni pasos a ningún lado...
ya no hay muchas cosas
muchas semillas de este sitio
de encontrarme a mi desencontrado
ya no paso aquí las madrugadas... 

sin embargo, sigo aquí
y no es que haya llegado a ningún lado
estoy como siempre caminando....
pero ahora la sombra juega con otra sombra
la soledad juega con el recuerdo de otros pasos
que se suman a mis pasos
la soledad se volvió pan
y voló en una paloma de arcilla
que nadie pudo encontrar

y desde entonces florece hasta el invierno,
la lluvia se ríe de otras lluvias
que parecían lágrimas
agua en gotas que pasan bajo el puente
como palabras que pasan por aquí
gotas como palabras como pasos
que de tanto andar los bulevares
se han vuelto un río circular
un foso de sombra de recuerdos

el agua bajo el puente ha sido tanta
como tantas las lágrimas
como tantas las palabras
que al final cada una no importa
mientras pasa como un paso
bajo los puentes de tiempo
de cada bulevar.